Skip to content




Relaciones sexuales luego del parto

Las hormonas sexuales femeninas que intervienen en la ovulación y la lubricación vaginal son los estrógenos; un tipo de ellos, el estradiol se reduce notablemente luego del parto causando que la zona vaginal quede seca y tirante, causando molestias en el momento de tener relaciones sexuales con tu pareja.

Cuando los niveles de hormonas sexuales femeninas regresarán a sus niveles normales, con lo cual la ovulación, tirantez y sequedad de la zona vaginal se normalizarán, el tiempo depende del organismo de cada mujer.

Madres que no amamantan a sus hijos optando por la lactancia artificial recuperan los niveles normales de estrógenos aproximadamente a la tercera semana del posparto y comienzan a ovular a partir de la cuarta semana, presentándose la primera menstruación entre la sexta y la octava semana de posparto.

Mujeres que amamantan a sus hijos mantienen durante la lactancia este bajo nivel de estradiol debido a que la lactancia segrega prolactina que es una hormona que estimula la producción de leche materna y paralelamente inhibe la producción de estrógenos. Luego de dos a tres meses luego del parto la menstruación se presentará aunque los niveles de estrógenos aún no se encuentren en su nivel óptimo, pero hará que disminuyan las molestias como la tirantez y la sequedad vaginal.

Si luego de dos a tres meses no se ha presentado la menstruación significa que la madre es hipoestrogénica (tener niveles de estrógenos muy bajos). Al suspender la lactancia, el organismo reducirá la concentración de prolactina y se incrementarán los niveles de estrógeno, con lo que comenzarán a ovular a partir de los 15 días de haber destetado a su hijo y la menstruación se presentará a las cuatro semanas luego de haber finalizado la lactancia.

Las mujeres tienen problemas para tener relaciones sexuales luego del parto debido a factores hormonales, musculares y obstétricos.

Entre los factores hormonales se encuentran los bajos niveles de estradiol que causan la sequedad vaginal y la tirantez. Asimismo el deseo sexual también se ve afectado, debido al descenso de los niveles de progesterona que es la hormona que regula la apetencia sexual. Afortunadamente, luego de unos meses los niveles hormonales regresarán a sus niveles normales y estos problemas desaparecerán.

Un factor muscular que dificulta las relaciones sexuales se da en las paredes de la vagina, luego del paso del bebé dichas paredes quedan laxas, con escaso tono muscular; lo cual trae como consecuencia que la mujer sienta sensaciones diferentes e incluso molestas en el momento de tener relaciones sexuales. Para solucionar este inconveniente será necesario que se fortalezcan las paredes de la vagina mediante ejercicios como contraer y relajar la vagina.

La episiotomía es el corte que realiza el obstetra para facilitar la salida del bebé, una episiotomía mal cicatrizada puede causar dolor en el momento de tener relaciones sexuales. Asimismo, hematomas, lesiones, inflamación o infección de la zona vaginal también causan malestar. Cualquiera sea el problema de origen obstétrico debe ser inmediatamente consultado con su médico para iniciar el tratamiento pertinente.

Para aliviar la sequedad vaginal se recomienda el uso de lubricantes que tengan la propiedad de ser absorbidos por la mucosa vaginal, siendo ideal el aceite de rosa mosqueta que además de ser absorbida por la mucosa vaginal ayuda en la cicatrización de la episiotomía; también puede ser utilizado como lubricante los profilácticos con espermicida. La vaselina no es recomendada porque no puede ser absorbida por la mucosa vaginal con lo cual sólo servirá como deslizante y no para facilitar la dilatación de la vagina y adicionalmente sus componentes pueden alterar la composición del látex del preservativo. Y lo más importante es el apoyo de la pareja, la cual debe dedicar tiempo para juegos sexuales que faciliten la excitación y consecuente lubricación de la mujer.