Skip to content




Llagas en el pene y cortes que no cicatrizan o también conocido como “Balanitis”

En caso de que no padezca diabetes, lo indicado es, primero que nada, reposo sexual. Lavar perfectamente el área con agua y jabón (jabón de tocador, común y corriente, o si tienes jabón neutro, mejor), secar perfectamente la zona.

Muchos tienen cortes en el prepucio, que se curan y vuelven. Esto es normal, y es productivo del no descanso correcto necesario para sanar de esta afección. Es indispensable no tener relacionas sexuales, ya que podría generar problemas más graves y dilatar el tiempo de sanación, forzando a un largo periodo de prohibición sexual por inhabilitación, cortes y dolor en el pene, además de que podría aumentar la posibilidad de padecer  cancer del pene.

Balanitis

Es la hinchazón del prepucio y del glande del pene, casi siempre es causada por la higiene deficiente en los hombres incircuncisos.

Los síntomas son; enrojecimiento del prepucio o del pene, erupciones en el glande, secreción con olor fétido, dolor en el prepucio y el pene.

El pene rojo se produce por una infección o por una inflamación crónica de la piel del glande o del prepucio, el dibujo superior es por demás ilustrativo.

El tratamiento depende de la causa de la balanitis.

La balanitis causada por bacterias se puede tratar con pastillas o cremas antibióticas.

Las cremas esteroides pueden aliviar la balanitis que se presenta con enfermedades cutáneas.

Si se debe a un hongo, se le receta una crema antimicótica.

En casos graves, la circuncisión puede ser la mejor opción. Si usted no puede retraer el prepucio para limpiarlo, puede necesitarla.

La inflamación o infección prolongada puede:

Cicatrizar y estrechar el orificio del pene (estenosis del meato).

Hacer difícil y dolorosa la retracción del prepucio para exponer la punta del pene (una afección llamada fimosis).

Dificultar el desplazamiento del prepucio sobre la cabeza del pene (una afección llamada parafimosis).

Afectar el riego sanguíneo a la punta del pene.

Incrementar el riesgo de cáncer de pene.

A continuación te presentamos una lista con lo mejor para cicatrizar heridas.

Muchos de estos productos puede que incluso los tengas en tu nevera o alacena.

La miel

Se ha demostrado con numerosos estudios que la miel sirve para cicatrizar ya que actúa como un antibacteriano, anti-inflamatorio y tiene una gran actividad antioxidante, incluso mejor que cualquier otro medicamento antibiótico. Ésta tiene una gran capacidad para combatir infecciones y proporcionar un ambiente húmedo adecuado para la curación.

Sábila o aloe

Puede cicatrizar y curar rápidamente las quemaduras, pero también es muy útil en casos de cortadas o raspaduras, el gel que posee esta planta funciona como una ayuda extra para la formación de colágeno necesario para poder sanar las heridas más eficientemente. Además, previene las infecciones, es antibacteriana, reduce las inflamaciones y posee fitoquímicos que puede ayudar a reducir el dolor actuando como un analgesico natural.

Aceite de Coco

En las heridas el aceite de coco puede mantener a raya las infecciones y ayudar a en el proceso de curación de forma más rápida.

Crema de para cicatrizar, preferiblemente post-quirurgicas

Ideal para el tipo de heridas. Es recomendada ya que al poder usarse luego de una operación, esta preparada para no ser daño en nuestro cuerpo en general, y de ser un producto de calidad probado.

Sulfadiazina de plata para el tratamiento de las heridas infectadas

Heridas agudas o crónicas pueden ser el resultado de insuficiencia venosa o arterial, diabetes, quemaduras, traumatismo, presión crónica o cirugía. Las heridas se pueden contaminar con bacterias, pero con frecuencia no muestran signos ni síntomas de infección, y la cicatrización no se ve afectada . Sin embargo, cuando la colonización se convierte en una infección clínica, es probable que se vea afectada la cicatrización de la herida.

Los signos clínicos clásicos de infección en las heridas agudas incluyen: dolor localizado y tumefacción; eritema difuso (enrojecimiento de la piel); la apariencia de un exudado purulento (pus); olor; y una densidad de más de un millón de unidades bacterianas formadoras de colonias por mm³ de tejido . Para las heridas crónicas infectadas, los indicadores de colonización crítica más específicos son: incremento del dolor; incremento de los niveles de exudado; decoloración del tejido de granulación; hedor fétido y apertura espontánea de la herida.

Actualmente, la plata es uno de los agentes antisépticos tópicos más populares agregados a los apósitos . El uso de la plata como un profiláctico y un tratamiento para las infecciones y otras enfermedades data de aproximadamente el año 1 000 AC, cuando los antiguos Griegos y los Romanos la utilizaban como un desinfectante ; colocando monedas de plata en jarros con agua y otros líquidos para esterilizar los líquidos (Demling).

Alimentos con poder cicatrizante

Para favorecer la cicatrización de los tejidos o mejorar la recuperación tras una intervención es importante que incluyamos en nuestra dieta alimentos ricos en vitaminas A, C y K

Alimentos Vitamina K
La vitamina K cumple una función básica a la hora de coagular la sangre. Evita hemorragias y y resuleve las hinchazones, en especial las que conocemos como hematomas. Es precisamente estas inflamaciones lo que evita el que podamos cicatrizar bien las heridas.

La vitamina K es muy utilizada a nivel médico y estético por sus grandes cualidades para curar. Consigue por ejemplo eliminar esas varices pequeñas tipo arañitas que nos aparecen en las piernas, resuelve los moretones, las estrías y las quemaduras. También se comercializa para uso tópico para resolver la rosácea, así como el acné.

Clínicamente la vitamina K se utiliza también después de las cirugías con el fin de acelerar la cicatrización de la piel y propiciar la salud de las personas.
Alimentos con vitamina K: verduras de hoja verde como la col, el berro, las espinacas, los nabos, las hojas de mostaza, las hojas de remolacha (betabel), las acelga, el grelo, la achicoria y finalmente la lechuga, las coles de bruselas, el brócoli…También los cebollinos, el chile en polvo, el curry, las ciruelas pasas, y muchas hierbas medicinales como el perejil fresco, el cilantro, el orégano, y la albahaca fresca.

Alimentos con vitamina A
La vitamina A es otro elemento esencial que nos ayuda a cicatrizar heridas y todo tipo de lesiones, tanto externas como internas. Es muy adecuada por ejemplo para resolver el acné, el eczema, la psoriasis, el herpes labial… así como heridas y quemaduras.
Tiene la capacidad de regenerar la piel y aportar energía.

A nivel interno, la vitamina A es muy importante. Las personas que por ejemplo sufren inflamaciones de intestino e incluso la enfermedad de Crohn, o cualquier tipo de inflamación de orina, encontrarán en esta vitamina una ayuda indispensable, que seguramente nos recetará incluso nuestro propio doctor a través de medicamentos. Nosotros te indicamos en qué alimentos puedes encontrar un buen aporte de la misma.

Alimentos ricos en vitamina A: Pimienta roja, zanahorias, batatas, las calabazas, todas las verduras de hojas verdes, el melón, los albaricoques secos…

 

Alimentos con vitamina C

La vitamina C ejerce un poder básico a la hora de cicatrizar. Es pues esencial que en momentos en que por ejemplo hayas pasado una intervención quirúrgica, incrementes el consumo de frutas y verduras con esta vitamina.Todos nosotros necesitamos un aporte adecuado de la vitamina C para el crecimiento y la reparación de tejidos en todas las partes del cuerpo, tanto internos como externos. Es indispensable para sintetizar una proteína que ayuda a las células, a los tejidos, a los tendones y a los músculos. Es decir, su misión es reparar y cicatrizar, además de protegernos frente a las infecciones y los radicales libres.
Te ayudará por ejemplo a resolver el problema de las encías sangrantes, a conseguir que tus hematomas desaparezcan antes, a que si eres proclive a que te sangre la nariz deje de ocurrir, y en general, te protegerá frente a infecciones, el principal enemigo de la cicatrización.
Alimentos con vitamina C: kiwis, mangos, fresas, limas, naranjas, melones, tomates, grosellas, toronjas, piñas, brócolis, berros, col rizada, cilantro, nabos…

 

Donde consultar para el tratamiento de la balanitis y balanopostitis?

Antes de iniciar un tratamiento de esta enfermedad, debe acudir al urologo.
Cómo prevenir la balanitis?

Tenga una sola pareja sexual, y asegúrese que sea receptivo en su pareja.

Realize higiene dos veces al día, luego de hacer deporte,  masturbarse o actividad sexual; siempre con abundante agua y un jabón neutro.

Use condones para piel sensible.

Realize un chequeo con el urólogo una vez al año.

No se automedique, consulte un profesional.