Skip to content




Impotencia sexual

Disfunción eréctil

La impotencia sexual consiste en la imposibilidad de llevar a cabo una relación sexual por falta de erección en el pene, esto recibe el nombre de disfunción eréctil.
Las disfunciones eréctiles pueden presentarse de varios modos, como una falta de erección total, parcial o situacional.

* En la falta de erección del pene total no hay respuesta ante los estímulos sexuales, el pene se mantiene flácido aún ante las caricias o el sexo oral y el hombre siente una verdadera impotencia sexual.

* La falta parcial de erección del pene es aquella en la que se logra una erección, pero ésta puede ser intermitente incluso en una misma relación sexual.
Puede haber una erección que decae antes de la penetración o inmediatamente después de ésta o erecciones muy débiles, lo cual impide que el coito se realice
* Las disfunciones eréctiles situacionales serían aquellas en la que el hombre consigue tener erecciones del pene en determinadas condiciones y en otras no.
Por ejemplo puede lograr la erección con determinada pareja y no lo consigue con otra aunque lo deseé, se dan casos de hombres con buena potencia sexual pero cuando están realmente interesados en alguien les falta la erección.
Están aquellos casos que tienen buenas erecciones durante la masturbación pero no lo consiguen frente a una pareja sexual.
* Es importante también determinar si estas situaciones son esporádicas o si por el contrario se prolongan en el tiempo.
Es frecuente que los hombres puedan atravesar por un corto período de problemas con la erección, debido a circunstancias puntuales que luego se revierten.
* Existe también otra diferenciación para las disfunciones eréctiles, primarias y secundarias.
La disfunción eréctil primaria es aquella en la que nunca se consiguió una erección y secundaria es, por el contrario, cuando se tenía una potencia sexual normal y se dejó de tenerla.

Causas de la impotencia o disfunción eréctil

Las causas de la impotencia sexual pueden ser de origen orgánico ya sea por alguna enfermedad, por el consumo de ciertos medicamentos, drogas o alcohol o de origen psicológico.
No hay una edad determinada la falta de erección del pene pero obviamente hay que tener en cuenta que a medida que pasan los años se pierde potencia sexual y surgen problemas o enfermedades que contribuyen a que esto suceda.
* Entre las causas de la impotencia sexual de origen orgánico encontramos, deficiencias hormonales, la Diabetes, problemas vasculares, renales o neurológicos, arteroesclerósis, lesiones o intervenciones quirúrgicas, como por ejemplo la operación de próstata.
* Los medicamentos que producen impotencia sexual o pueden llegar a causar una disfunción eréctil son principalmente, antidepresivos, tranquilizantes, ansiolíticos, antihistamínicos, betabloqueantes, insulina, diuréticos, los medicamentos para bajar la presión, la Cimetidina indicada para las úlceras y algunos indicados para bajar de peso.
El alcoholismo crónico y el tabaquismo también pueden causar impotencia sexual.
* Las causas psicológicas de las disfunciones eréctiles son muy variadas, la depresión, los trastornos de ansiedad y el estrés, están dentro de las más comunes y fáciles de diagnosticar.
Existe una infinidad de causas de origen psicológico y emocional como puede ser haber recibido una educación religiosa en la que el sexo era visto como algo malo y pecaminoso que había que reprimir.
Los problemas laborales, económicos, familiares y las preocupaciones excesivas, llevan a ir dejando de lado la sexualidad hasta el punto que se pierde todo interés por el sexo.
Algunas de las causas de impotencia sexual pueden producirse como consecuencia de no sentir interés por la pareja, tratase de una mala relación en lo cotidiano o no recibir estímulos sexuales que logren provocarle la excitación sexual necesaria para la erección.
En otros casos puede haber una buena relación con la pareja y la disfunción eréctil es causada por sentimientos de culpabilidad hacia ésta como consecuencia de alguna infidelidad o engaño.
En ocasiones hay problemas de baja autoestima, miedo al fracaso, miedo a estar en la intimidad con otra persona, miedo a ser descubierto e infinidad de causas que están en el interior de cada uno.
Si durante el sueño se producen erecciones y no hay dificultades para la masturbación se podría afirmar que la impotencia es psicológica y no de origen orgánico.
En estos casos la terapia psicológica logra que el paciente encuentre el motivo que lo bloquea y vuelva a tener una vida sexual satisfactoria.
En el caso de que la impotencia sexual sea de origen orgánico la medicina actual cuenta con elementos suficientes para solucionar el problema.